Boudoir, significa literalmente “habitación privada”“tocador” en Frances, aunque cuando lo empleamos para referirnos a fotografía, las palabras mas adecuadas para que lo entendamos, podrían ser “fotografía intima femenina”.

Una fotografía intima centrada en la feminidad de la mujer, en su sensualidad y en su ser, una mezcla de romanticismo con libertad. Todo ello acentuado gracias a un plus de sensualidad dado por el uso de lencería y prendas que dejan entrever su cuerpo sin mostrarlo expresamente. Aunque el boudoir no se trata de fotografía erótica o de desnudos. No. Aquí no se premia un cuerpo diez, ni tan siquiera es lo que se busca. Se buscan la expresión, la feminidad y destacar a la mujer que hay tanto por fuera, como por dentro. 

No se trata de un estilo que busque simplemente un cuerpo, se busca a la mujer, su carácter, su feminidad, su elegancia. Su esencia.


Por desgracia en este país la mentalidad de una gran parte de la población aun no ha aprendido a separar entre feminidad y libertinaje sexual, pensando que si una mujer explota su feminidad o la muestra es algo obsceno, de carácter casi pornográfico, de “gente perdida en la vida” o se considera pecado. 

Lo mas gracioso de todo es que aquí la industria cinematográfica vivió su época dorada en la llamada “época del destape” y que nadie se perdía los programas especiales de televisión de finales de los 80 y los 90 en los que bailaban decenas de vedettes tapadas con un simple tanga de lentejuelas, los pechos al aire y dos kilos de plumas de faisán.


Pero si te ha llamado la atención y buscas un motivo, te diré que… ¡Hay infinitas razones para hacerse un reportaje de boudoir! Un regalo especial e intimo para el novio el día antes de la boda, la celebración de un cambio físico, ese momento en el que te das cuenta que te encuentras muy a gusto contigo misma y con tu cuerpo tengas los años que tengas, un recuerdo diferente de la vez que te animaste a hacerte unas fotos profesionales y querías que fueran impactantes, la superación de una enfermedad, un cambio de look radical o simplemente ¡¡capricho!!

Cualquier motivo que queráis encontrar será suficiente para autoregalaros o regalar una sesión de boudoir, pero siempre teniendo claros algunos puntos comunes como son el buscar la elegancia, la picardía, la naturalidad y la belleza sin caer en poses obscenas de revista de camioneros, de índole sexual o posados cutres donde se intenten lucir curvas. No. Eso no es boudoir. Eso no es lo que buscamos.


Para este tipo de fotografía, trabajo en ciertos hoteles y alojamientos con encanto que aportan un extra como telón de fondo, aunque si quisieras, podríamos hacer la sesión incluso en tu domicilio. Las protagonistas sois vosotras, pero si jugamos con las localizaciones podemos crear una combinación increíble. Las sesiones suelen durar de dos horas y media a tres horas, entre una pequeña charla inicial y las fotografías. Como todos mis trabajos os entregaré todas las fotografías finales editadas con su correspondiente versión en color y en blanco y negro. El plazo de entrega actual para las fotografías en digital, es de dos semanas, aunque en la mayoría de las ocasiones es bastante menos. 


Boudoir para novias


Ponte en los zapatos durante un momento de una novia que se va a casar, y ahora imagina la noche previa a la boda. De eso trata el boudoir para novias.

No tanto por lo clásico de echo en si, sino por el propio “gusanillo en el estomago” que suscita en la pareja el no pasar juntos la noche previa, imagina la situación de despedirte de tu futuro marido tras cenar en familia o con los amigos y en el ultimo instante entregarle “algo” envuelto en papel de regalo y susurrarle, “abrela esta noche cuando estés solo”.


Ahora trata de imaginar su cara en el momento de obedecer lo que le has dicho y descubrir dentro de ese sobre las fotografías de tu sesión boudoir. Deja de reirte mentalmente con esta idea y piensa que si eres una novia que se va a casar, o conoces a alguna amiga que vaya a hacerlo, este puede ser un detalle para ponerle la guinda al pastel al punto y final de tu noviazgo antes de pasar a ser marido y mujer. Y por supuesto un detalle que tu futuro marido no olvidará facilmente.

Lo mejor si decides hacer un regalo de este tipo es que no se lo digas a nadie, casi ni a tu mejor amiga. Guárdate el secreto si puedes, para que solo el y tú seáis cómplices en este regalo de pareja.


El precio de estas sesiones es de 240€

Además de la sesión el precio incluye una cajita con 20 fotografías en 13×18 para que puedas tocar tus recuerdos, aunque si quieres puedes complementarlo con unas opciones mas especiales:


Las box especiales con copias de vuestras fotografías en papel Hahnemülle fine-art (20 fotografías 15x20cms) o con paspartús (12 laminas 15x20cms con paspartú de 20x25cms) son la opción ideal cuando la sesión es para regalo, y la opción predilecta para las mujeres que deciden hacer una sesión de “Boudoir para novias” .

El precio de la sesión + box especial es de 285€

Si preferís que vuestros recuerdos estén encuadernados en un álbum con clase, especial y finura, la opción del mini álbum de lino fine-art natural (20x20cms cerrado) con 20 paginas es una opción muy elegante. Se trata del mismo tipo de álbum que empleo para mi fotografía de boda en un tamaño que lo hace mas manejable pero guardando toda la calidad de la impresión en papel fotográfico de alta calidad.

El precio de la sesión + álbum de lino es de 295€


Aunque mi “zona de trabajo” está a caballo entre Cantabria y Pais Vasco, no tengo impedimento en desplazarme

¡Me encanta viajar y conocer gente nueva!

Escríbeme a xabi@xabivide.com y cuéntame tu historia.

Uso de cookies

Este sitio web (www.xabivide.com) utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies